El final de los tiempos.

 

Me llamo Matías Pascal o por lo menos así he decidido llamarme, la censura está tocándome los talones y debo contar algunas cosas antes que me apresen o algo peor. Hoy quince de enero del año 2016 he completado la investigación sobre la proximidad del fin del mundo, gracias a algunas amistades he podido informarme realmente de los hechos que contaré con algo de detalle en próximos artículos, nada de lo que escribo en esta comunicación es ficción, todo está confirmado, el mundo es otra cosa, no lo que nos a convencido que es.

Desde hace años estoy muy trastornado con la situación del mundo en general, al principio pensé que era mi particular miseria, quizás mi depresión diagnosticada y en vías de mejorar gracias  a la química farmacéutica, pero sigo sin entender tanta maldad manifiesta, tanto egoísmo, tanta idiotez de todas partes, al parecer no existe la gente inteligente, el mundo está hecho un caos de miserias, sangre y lo peor, ignorancia, a pesar de que por primera vez en la historia todo el conocimiento está al alcance de un click, todo es un silogismo.

Líneas abajo transcribo algunos hechos e historias surgidos a raíz de una conversación que tuve en la clandestinidad con uno de los líderes del  secreto mundo de la resistencia, a pesar de que fuimos amigos por varios años,  jamás me había comunicado nada por mantener su cobertura, el día de ayer me invitó unos tragos en el bar más espantoso en el que había estado, me confirmó que era por seguridad pues en ese sitio no había redes informáticas cerca, que dejara de quejarme y que esperara que los clientes dejasen de comprar cerveza para poder orinar en el bote que estaba en una esquina del cuartucho, para los que transitan por allí solo éramos un par de borrachitos más de los tantos que pasaban sus tardes en aquella esquina de un barrio pobre, solo nosotros sabíamos de la importancia de la conversación que allí tendríamos esa tarde, debo confesar que desde ese momento tengo miedo, he tardado más de seis meses para terminar estas páginas, es que el pánico no es buena compañía, pero hoy siento que el final está cerca, creo mi obligación dejar constancia de lo que aconteció antes de mi desaparición física.

En febrero del año 2015, a las tres de la tarde, en un pueblo perdido del norte de la república Checa, el pastor evangélico, Ghunter Von Swuab citó a sus fieles en el templo, luego de un encendido discurso donde habló de las torturas del infierno, de la maldad del hombre ante el sacrificio de Jesús en la cruz y el martirio de todos los santos o beatos que se inmolaron en nombre de la iglesia cristiana,  les convidó a sus fieles grandes cantidades de vodka con jugo de uvas bajo el pretexto de imitar las bodas de Canaan, todos murieron de manera instantánea, excepto los niños , ellos acabaron por asfixia pues el clérigo quemó el templo con todos dentro, la policía encontró una carta donde el mismo hombre aseguraba que las escrituras estaban equivocadas y la tierra no era más que un trozo del infierno. Las autoridades, para evitar que las declaraciones del fanático religioso hicieran mella en la colectividad, causando una suerte de histeria entre los creyentes, decidió esconder de la prensa y el público en general tal documento.

Al día siguiente, un comando de  pentecostales del séptimo día envenenaron el rio que surtía de agua a un pueblo costero, a orillas del mediterráneo, lo hicieron a media noche mientras todos dormían, en la mañana, los pocos trasnochados que volvían de la capital se encontraron con que el poblado entero estaba muerto, sin embargo los causantes de tal desgracia estaban reunidos orando en la plaza, allí los encontraron los únicos 42 sobrevivientes, quienes a pesar de la resaca los mataron a palos sin que los agredidos se defendieran, muy al contrario les pedían más golpes y pedradas hasta desfallecer. La policía llegó a mediodía a levantar la escena del crimen.

  Al mismo tiempo, en otros países como México, un gran grupo de  adoradores de Quetzalcóatl sacrificaron a cien ciudadanos, todos con edades comprendidas entre 15 y 31 años, estos  se ofrecieron voluntarios para apaciguar la ira de su dios, todo sucedió  al pie de una pirámide ubicada a cincuenta kilómetros de la ciudad de Campeche, aunque la locación original iba a ser en México D.F, al final se decantaron por esta otra menos conocida a fin de evitar publicidad que no haría más que entorpecer el ritual, sucedió al  sur del país centroamericano, todos  sin excepción estaban acompañados con amigos y familiares quienes hicieron un acto religioso para despedirse de sus seres queridos, según trascendió no se aceptaron voluntarios sin familia, según el chamán, todos tenían que tener dolientes para que desde el inframundo fuese considerado su sacrificio, la muerte sin nadie que los recordase con cariño no tenía sentido. Al preguntarles a las autoridades locales, estos expresaron que no tomaron medidas pues pensaban que era una especie de ritual para captar turistas pues la fama del país con eso de los narcos no era  la mejor y en pro del beneficio comunitario se decidió dejarlos tranquilos, el pensamiento general fue de una parodia más, en estos tiempos es difícil creer en rituales masivos de sacrificios rituales, quinientos años después de la conquista.

Los cuerpos de seguridad se apersonaron en el lugar a las tres horas de terminado el sangriento evento, la alerta general fue posible gracias a las denuncias de unos turistas canadienses que por casualidad se encontraban buscando peyote en la zona, estos al ver el movimiento del pueblo, se mezclaron entre la multitud, la pareja llamó desde un móvil a la policía quienes no les hicieron mucho caso, sin embargo ambos tomaron   fotografías y videos del sacrificio ritual, las cuales dejaron flotando en YouTube y otras redes sociales,  inmediatamente se hizo viral la situación, llegando incluso a oídos del presidente de la nación, quien en ese momento almorzaba con su familia, a pesar de los regaños constantes por no dejar en paz el móvil ni siquiera en las comidas familiares, la hija menor de la familia presidencial, al ver los videos y las fotos, espantada, le mostró todo a su padre, quien por no tener el suyo encendido no estaba informado de nada, al instante llamó al ministro correspondiente, quien a su vez molestó a toda la cadena jerárquica hasta dar con los responsables, causando el escándalo mediático debido.

Ante la avalancha noticiosa, se hicieron oír los chamanes, astrólogos, tarotistas y charlatanes de costumbre, anunciando no sé qué mala energía proveniente del planeta Hercobulus, cuya trayectoria fue anunciada para acabar con el planeta en el año dos mil, quedando todos en ridículo ante la opinión mundial, pues ni el tal planeta existió, ni hubo tal fin del mundo.

El profesor José Flores, director de la catedra de historia de una importante universidad, para el momento de los sucesos iniciales andaba perdido en una conversación por chat con los participantes del foro anti-iluminati capitulo Venezuela, allí se tropezó con la noticia de la masacre ritual y la compartió con otros foristas, así se supo también de lo sucedido en Checoslovaquia, también lo que pasó con el pueblo cantábrico, rápidamente se encendió una voz de alarma en su mente, algo pasaba pero nadie aclaraba nada.

José se interesó en el caso, llamó a su colega, Pablo Lara,  con quien comentó el caso, ambos hombres se dedicaron a intentar buscarle una respuesta creíble al asunto tan raro de las muertes, utilizando el método más confiable para acelerar el pensamiento, dos botellas de Cocuy de penca en conjunto con media caja de cerveza muy fría.

En ese mismo mes se registraron muertes masivas en Rusia, Irán, Argentina, Finlandia, Noruega, Canadá, Estados Unidos, Hawái, Reino Unido, Suiza, Israel, Nicaragua, Venezuela  y otros países, las leyes regulatorias de las noticias en las redes se endurecieron, la ONU instó a sus miembros a trabajar en conjunto para resolver la crisis, todos parecían buscar soluciones pero nadie daba con la razón de tales hechos.

Se formó la coalición internacional contra el fanatismo religioso, por primera vez en la historia de la humanidad, musulmanes, cristianos, mormones, evangélicos, luteranos, judíos , católicos, rastafaris y otras religiones menos populares, se sentaron en una mesa a discutir la situación, sus respectivos países otorgaron fondos, armas y equipos para controlar la situación, así como también los gobiernos involucrados, invocando las bases del comité ampliado de seguridad de la ONU, lograron una legislación internacional que les permitía intervenir en cualquier país sin notificación ni permiso previo.

Microsoft, Linux y Mac, en conjunto con las más especializadas redes de espionaje del mundo hicieron una alianza para monitorear toda la red en busca de posibles mensajes que les permitieran encontrar a los culpables de los crímenes antes que sucedieran, la ya muy traumatizada privacidad ha sido demolida por un decreto universal y los grandes fabricantes de software así como de sistemas operativos fueron los responsables iniciales del espionaje electrónico, nadie se salvaba, en un mundo dominado por la electrónica y lo digital ya no habría posibilidad de escapatoria, afortunadamente no tengo internet en casa, lo que me permite alguna rendija de privacidad para poder escribir esto.

Pasaron los meses y las muertes masivas continuaban, la censura oficializada a nivel global es la más feroz que se recuerde desde la inquisición solo que ahora los Torquemada son digitales, anónimos y por legiones, razón por la cual muy pocas personas sabían exactamente lo que ocurría en el mundo.  Como siempre sucede en las sociedades estupidizadas por la facilidad de la era digital,  los ciudadanos promedio estaban encantados, ya que los gobiernos habían bajado todos los costos a fin de llegar a la mayor parte de la población, todos somos sospechosos,  los aparatos electrónicos han bajado su precio hasta niveles insólitos, la internet es gratuita en el 98% del mundo, todo estaba interconectado vía satélite, el planeta entero respiraba una suerte de renacimiento digital , las economías resurgieron pero el pensamiento estaba vigilado. Las drogas comenzaron a ser legales en todas partes, ahora fumar marihuana estaba permitido y donde no se podía expeler humo, había máquinas llenas de dulces con altas cantidades de Cannabis, hasta en las escuelas, las maestras calmaban a los niños con chocolates fabricados con aceite de cannabis marca  “SOMA”, se acabó la violencia a todo nivel, solo los gobiernos mantuvieron el monopolio de la violencia global.

El mundo siguió su cauce, pero subterráneamente existe un movimiento que poco a poco mina los esfuerzos del gobierno global y las grandes corporaciones por silenciar las verdades que nadie quería saber. Flores (me confesó) era el delegado regional para recabar información, la organización estaba constituida por miles de miembros seleccionados de todas las universidades del mundo, gracias a las políticas de intercambio global, los emisarios fueron investigando por el mundo sobre los hechos, habían desarrollado una especie de trance hipnótico para poder conservar la información.

El informante se encontraba con el correo, éste al escuchar la palabra “gatillo” caía en un trance profundo y aprendía de memoria el mensaje integro, así, de ser capturado por las autoridades, jamás podría dar noticia alguna sobre lo que sabía, tampoco conocía cuál era la palabra que desarrollaba el trance.

Se hacían llamar “Logia del conocimiento universal”, entre sus integrantes estaban varios de los hackers más hábiles del mundo, los descubrimientos importantes de la agrupación pronto fueron del dominio público gracias a las redes sociales, los gobiernos pudieron apresar a cientos, sin embargo habían miles en todo el mundo. Las autoridades al sentirse ridiculizadas por la logia, pronto escogieron otra estrategia punitiva en contra de los profesores sospechosos a quienes ridiculizaron sin piedad, si alguno era descubierto en alguna universidad enseguida era separado de su cargo además de ser fustigado en público, lo que causaba su desprestigio inmediato y con él la imposibilidad de volver a trabajar jamás, la persecución logró algunos de sus objetivos, los métodos de la “logia” fueron modificados, dando como resultado que sus miembros se enterrasen más profundo en la clandestinidad, solo daban señales por medio de los sitios web que mantenían activos por obra de los miles de hackers adscritos a la logia.

Un lunes del mes de mayo, a las tres de la tarde, el profesor Flores, acompañado de una centena de alumnos y su inefable compañero de búsquedas Pablo Lara, fueron protagonistas de un evento que sacudió los cimientos de la realidad de la humanidad, vía web, en una locación secreta,  leyeron un manifiesto que desnudaba la verdad y colocaba los intentos del gobierno mundial en punto muerto.

Paralelo a la declaración que fue vista en el mundo entero gracias a la red secreta de piratas informáticos, quienes lograron intervenir los quince satélites más importantes de la corporación televisiva mundial, por donde fue difundida la conferencia, la cual también estuvo acompañada por un fichero descargable con las pruebas irrefutables de lo que sucedía en nuestro mundo.

Comenzó por denunciar los sesenta mil cuatrocientos suicidios masivos que habían sucedido en los últimos cuatro meses que en conjunto con los 19 millones de suicidios solitarios dan la escandalosa cifra de 200 millones de muertes sin explicación, cuya existencia fue silenciada por la censura global, también denunció a todos los cuerpos de inteligencia de los gobiernos del mundo por ocultar la situación, especialmente a los de Rusia,  Estados Unidos e Israel por ser los verdaderos responsables del encubrimiento global. Al vaticano por no haber tenido el valor de decir la verdad, a la ONU por hacerse cómplice y a los ciudadanos por dejarse vencer por la idiotez mediática.

Según Flores, en la madrugada del 24 de junio de 2010, Rusia y Estados Unidos llegaron a la conclusión de que uno de los dos países tenía que desaparecer, lanzaron diecisiete mil ojivas nucleares de mil millones de megatones cada una, que explotaron al unísono en la estratosfera terrestre, lo que  causó una desviación magnética lanzando  a la tierra a una dimensión diferente, los humanos se despertaron al día siguiente en una dimensión muy parecida a la que habían dejado, sin embargo no eran los mismos, no tardaron en aparecer los primeros síntomas, los movimientos religiosos tomaron fuerza, pero en vez de ser por el camino de la fe, lo hicieron por el camino de las armas, ahí comenzó la debacle de la humanidad.

Las ondas electromagnéticas de la tierra fueron afectando todos los cerebros de los humanos, por esa razón algunos países a pesar de que sabían que mataban a sus ciudadanos por la contaminación ambiental, se empeñaron en lograrlo, eso también fue la razón de la existencia de todos los fenómenos atmosféricos, el calentamiento global, la sequía generalizada, las heladas extemporáneas y hasta la aparición de enfermedades de diseño que algunos fanáticos habían inoculado en este mundo.

La naturaleza de la malformación magnética de esta nueva dimensión fue la verdadera causa de los suicidios rituales. Dios es una entelequia de la humanidad, al final no somos más que energía que se apropia de cuerpos, al morir vamos a otra dimensión y así por toda la eternidad hasta que aprendemos lo que en realidad nos toca aprender. Ese conocimiento está en las células pues se corresponde con parte de la memoria ancestral que tenemos en el estado energético (eso que llamamos alma o espíritu) y que al apropiarnos de un cuerpo lo transmitimos al conglomerado celular, que al final es de lo que está constituido un cuerpo,  este conocimiento queda secuestrado por el inconsciente pues en esta encarnación tan básica bien puede volvernos (más) locos, una vez liberados en forma energética volvemos a recuperar toda nuestra memoria ancestral.

La conclusión es que al final, por más que nos horroricen, esos suicidios rituales, masivos son más un acto de escape que una situación de locura, no hay cielo ni infierno, solo situaciones de aprendizaje. Las ojivas nucleares, además, transfiguraron la composición de los habitantes del mundo, las almas que más tenían que aprender quedaron atrapadas en los países que hoy día están en mayor caos y las que menos pues se han quedado en las zonas más calmas , ni aun así han logrado encontrar la paz ya que los países en estados de confort, esos cuya economía, nivel de vida y educación que se supone están entre los más altos del mundo, igualmente han sido conmovidos por suicidios masivos además de los particulares sin que nade, en público, logre dar con una explicación válida.

Dijo que las pruebas las tenían las grandes agencias de inteligencia que habían recabado cientos de miles de datos que certificaban lo que esta tarde se aseguraba,  también que la CIA en conjunto con la KGB y la Agencia Espacial Europea construyeron una maquina gravitacional que permitió a los científicos descubrir las diferentes dimensiones y que, desde esa máquina habían abandonado esta dimensión muchas de las mentes más brillantes y algunos de los políticos más detestables, quienes previo pago emigraron a una dimensión menos caótica, violentando así las leyes inmutables del universo, razón por la cual en estos momentos una escuadra de guerra proveniente del cuadrante nueve del sector siete de la nebulosa de Orión estaba en camino a declarar la guerra, antes que las emigraciones ilegales interdimensionales terminen por acabar el equilibrio espacio-tiempo.

Flores, para cerrar su alocución, confesó que era un católico practicante desde su infancia, sin embargo esta explicación le había cambiado su percepción de lo que sucedía con el alma, aunque se negaba a suicidarse no censuraba a quienes lo hicieren, él prefería esperar que la muerte lo encontrase de cualquier manera  ya que estaba convencido de que su alma todavía tenía cosas por aprender.

Del profesor  Flores ni de Pablo supe nunca nada más, ellos desaparecieron, imagino que el gobierno tiene algo que ver, en mi trabajo nos han prohibido preguntar mucho por los alumnos faltantes, que cada día son más, hay profesores que solo van a cumplir horario y luego desaparecen sin que nadie los moleste pues también hay órdenes superiores de seguir cancelando sueldos sin descontar inasistencias, ahora solo existe como causal de despido la ausencia por más de seis meses de tu lugar de trabajo, en ese periodo igual se sigue depositando la quincena. Ya no hay internet ni teléfonos celulares, hace tres días se han caído todos los satélites, nadie sabe nada, las calles están desiertas, los supermercados no tienen nada, los animales domésticos se han convertido en alimento, ni las ratas se salvan, he adelgazado treinta kilos, ya ni poderme mover sin agotarme en exceso puedo, en este momento voy a imprimir este relato para que alguna generación próxima lo encuentre y sepa que sucedió en este planeta, o cuando menos colabore con la recolección de datos, no se cuanto más podremos aguantar.

Desde hace días tengo un agujero abierto en el jardín, allí enterraré este testimonio en una caja de metal, hermética y aparentemente estanca al agua, me despido no sin tristeza pues los cambios me aterrorizan, sin embargo espero despertarme en esa otra dimensión donde la existencia debe ser menos angustiosa que esta, mi familia está bien, ya la mayoría se ha ido.

30 de septiembre del año 2016.♦

José Briceño es profesor, se dedica a la narrativa y a la creación de cuentos. Escribe para interference desde 2014.

No Responses to “El final de los tiempos.

  • Pedrito
    7 years ago

    Mexico no queda en Centroamérica, queda en Norteamérica.